Confesiones

lunes, 29 de febrero de 2016

¡Buenas tardes mis pequeñines!
Hoy es lunes, inicio de semana y he decidido actualizar un poco el blog y darle movimiento, ya que últimamente lo tengo muy parado y ahora os voy a explicar por qué.
He pensado que al menos os gustaría saber las razones por las que este blog ya no sigue siendo tan activo como antes, y es que, ¡la vida de estudiante ocupa mucho tiempo aunque no os lo parezca!

  • Segundo de Bachillerato, un consumidor de tu tiempo.
Primero de Bachillerato fue genial. Me daba tiempo a todo y de hacer lo que quería. Me pude volcar un poquito más en el blog e incluso me permitió conocer a gente muy interesante con la que compartir mis gustos por la lectura. El verano fue genial, me lo tomé de descanso total, viajé, hice mil cosas, conocí el amor... Vamos, el mejor verano de mi vida.
Y llegó el temido SEGUNDO DE BACHILLERATO.
Y con él, el tiempo escaso para echarte una siesta de media hora y ponerte a estudiar, las miles de lecturas por trimestre (Bueno, vale, solo fueron 4), las noches en vela estudiando a última hora para el examen de mañana... Os puedo asegurar que mi problema no es la falta de organización. Sé organizarme perfectamente. Llevo mi agenda diaria y me calculo los días necesarios que me hacen falta para prepararme un examen... ¿El problema? Nunca los cumplo... 
Entonces os preguntaréis, ¿qué haces que estás escribiendo ahora?
Ha llegado el mágico momento en el que he terminado todos los exámenes del segundo trimestre... Y no tengo nada que hacer, así que he decidido invertir mi tiempo de dormir en contaros un poquito cómo me va. 
Si alguien que quiera estudiar Bachillerato se pregunta si nos torturan, he de decir que no. Simplemente es que yo soy de las que estudia el día de antes (como muchos de vosotros, que a mí no me engañáis...) y luego llega el estrés, los nervios y demás. Pero si os sabéis organizar y cumplís vuestro calendario, podéis llevar el curso sin problemas.

Blogging tips